Opinion

[Editorial] ¿Un Papa comunista o argentinos muy equivocados?

El Papa dijo que el derecho a la propiedad privada, es un derecho secundario, puesto que hay un derecho anterior y superior, que es el del destino universal de los bienes. Ya muchos han hablado de esto, dando numerosos documentos de la Doctrina Social de la Iglesia, sobre el tema. Me remito a ellos (aquí), y espero que los lean, si les quedan dudas.

Haremos una primera afirmación. El Papa no es comunista. Si alguien lo afirma, se equivoca, por ignorante o por malo, cada uno sabrá, pero está afirmando lo que no es.

Otra afirmación es que este es un tema muy viejo y bien establecido en la Doctrina Social de la Iglesia, ninguna novedad. Si vamos al caso, mucho más duro fue San Juan Pablo II, en Sollicitudo rei Socialis nº 42 (1987) cuando afirmó que “toda propiedad privada posee una hipoteca social”. ¿Se imaginan? El Papa polaco, recién llegado de detrás de la cortina de hierro, seguro que era comunista. ¿Se acuerdan de aquella cortina? Era la que rodeaba el Paraíso Comunista de la URSS, paraíso del que todos querían huir y que el Papa polaco ayudó a demoler, literalmente. Nunca se lo perdonó la izquierda. Pero sus dichos, tampoco se lo perdonaron los liberales. A Francisco le está pasando lo mismo. Hay algo que debe quedar claro, la única forma de que socialistas y liberales puedan estar de acuerdo con lo que enseña la Doctrina Social de la Iglesia Católica, es que se conviertan a Ella dejando sus ideologías perversas. Mientras no lo hagan, protestarán enardecidos y seguirán persiguiendo a la Iglesia, como hasta ahora. Muchos de los que han hablado contra los dichos del Papa, en estos días en Argentina, son de alguna de estas dos ideologías, culpables de destruir al hombre en su naturaleza esencial.

Hay algo que debe quedar claro, la única forma de que socialistas y liberales puedan estar de acuerdo con lo que enseña la Doctrina Social de la Iglesia Católica, es que se conviertan a Ella dejando sus ideologías perversas.

¿Por qué el derecho humano a la propiedad privada, es un derecho secundario? Porque el humano no es el dueño del mundo. No lo hizo, no lo compró, solo lo administra. El dueño es el que lo hizo, el que lo sacó de la nada y se lo dio al hombre, varón y mujer, “para que lo cuide y lo cultive” (Génesis 2, 15). Por eso el Papa habla de un derecho anterior y superior y que la doctrina católica llama “destino universal de los bienes”. El Creador ha dado los bienes de la creación a TODOS los hombres y nos llama reiteradamente a compartirlos. 

De hecho, cuando hay una necesidad social que afecta al Bien Común, el estado cumple con su función expropiando bienes para destinarlos a otros fines (tierras para una presa hidroeléctrica, o para caminos y autopistas, etc.) debe hacerlo con justicia y equidad, pagando lo que corresponda en justicia al propietario afectado. Cuando alguien deja de pagar sus impuestos por algún bien que posee, en algún momento pierde su derecho de propiedad y el estado lo asume para destinarlo a otro. Son algunos ejemplos del ejercicio de este principio de secundariedad del derecho a la propiedad privada.

En resumen:

  1. La propiedad privada es un derecho humano fundamental. Los socialistas y populistas están muy equivocados, porque sostienen que el Estado (o el que sea más fuerte) puede tomar los bienes ajenos y distribuirlos según su antojo.
  2. La propiedad privada es un derecho secundario, porque todos estamos obligados a velar por la dignidad de nuestros hermanos necesitados. Los liberales, los que sostienen que el dueño de algún bien tiene derecho absoluto a su destino, solo porque los posee, y se desentienden de la suerte de los pobres, están muy equivocados y muy alejados de la caridad, sobre la que Dios preguntará en el último juicio (“tuve hambre y me diste de comer, etc.”).
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba