Nuestra Iglesia

Seminaristas de San Rafael realizaron su convivencia anual

El destino fue la localidad de Valle Fértil, ubicada al este de la Provincia de San Juan.

Desde el 26 al 31 de diciembre los seminaristas de la Diócesis de San Rafael disfrutaron de la convivencia anual junto a su Administrador Apostólico Mons. Fray Carlos María Domínguez, el Presbítero Juan Pablo Sancho y los diáconos de la diócesis.

San Rafael, 2 de enero de 2023 (Oficina de Prensa). Finalizada la fiesta de Navidad y reunidos los seminaristas de la Diócesis de San Rafael (venidos de los cuatro Seminarios en los que cursan sus estudios), junto con los cuatro diáconos próximos a su ordenación presbiteral, partieron rumbo a una actividad de gran importancia, la Convivencia Anual de Verano. El destino era la localidad de Valle Fértil, ubicada al este de la Provincia de San Juan.

«Al llegar al lugar nos cautivó el verde paisaje de las sierras, la tranquilidad y paz de la ciudad y la amabilidad de los parroquianos», expresó Mons. Domínguez. Así se dio inicio a la Convivencia 2022 con la Santa Misa.

ACTIVIDADES REALIZADAS

Entre las diversas actividades que realizaron en Valle fértil, lo primero fue visitar el pueblo de Astica, el cual cuenta con caminatas que conducen a hermosas e imponentes cascadas que atraen a todo turista. Al día siguiente, gracias a la invitación del gobierno de la Provincia de San Juan, tuvieron la oportunidad de conocer el Parque Provincial Ischigualasto, también conocido como “Valle de la Luna”. Al otro día fue una jornada de mayor descanso, pasando una tarde fresca en el río. Todo transcurrió en un clima de gran fraternidad y servicio, pero, sobre todo, en la presencia de Dios y María Santísima por la celebración de la Misa, la liturgia en comunidad y el rezo del Santo Rosario.

Un actor importante en esta convivencia, y al cual todo el grupo quedó muy agradecido, fue el P. Alfredo Quero, párroco del lugar desde hace tres años, que los acompañó y fue guía en todas las actividades, dando ejemplo de servicio y edificando sacerdotalmente a los jóvenes con sus palabras.

«Hubiéramos querido hacer tres carpas y quedarnos allí, pero es necesario descender del Tabor», expresó uno de ellos. Así el sábado 31 emprendieron el viaje de vuelta, muy contento y dispuesto a iniciar un nuevo año de la mano de Santa María Madre de Dios. A varios los esperaba una Misión en la Parroquia Nuestra Señora de Lujan (San Rafael), a otros, actividades en sus seminarios y parroquias.

Los seminaristas expresaron su agradecimiento a Dios y en Él a todas aquellas personas que lo hicieron posible: nuestro Administrador Apostólico Carlos María Domínguez, el P. Juan Pablo Sancho, el P. Alfredo Quero y todas las personas que ayudaron, especialmente a la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario y San Agustín, de Valle Fértil.

Deja un comentario

Botón volver arriba