Nuestra Iglesia

El Papa en Canadá para pedir perdón

Cuatro paradas (Edmonton, Maskwacis, Quebec e Iqaluit), una peregrinación y, sobre todo, encuentros con las comunidades indígenas. El Papa Francisco, tras verse obligado a posponer su viaje al Congo y a Sudán del Sur, no ha querido renunciar a su visita a Canadá, del 24 al 30 de julio. ¿Qué acogida va a encontrar el Papa en Canadá? ¿Cuáles serán los temas principales? De ello habló en un encuentro informal con vaticanistas organizado por la Asociación Iscom, el padre Antonio Hofmeister, un sacerdote brasileño de Porto Alegre, ordenado en 2002, que tras trabajar en la Amazonia en 2011 se trasladó a Roma para estudiar. Luego, de 2013 a 2016, fue pastor en Edmonton de una iglesia de inmigrantes portugueses.

Canadá, un país multicultural

“Canadá es un país que se considera multicultural”, explicó. Hay “tantos migrantes”. En Edmonton, las misas se celebran en 13 idiomas diferentes (húngaro, español, italiano, portugués, alemán, francés, etc.). Y hay una parroquia específica para los pueblos nativos: “Sagrado Corazón de los Pueblos Nativos”.

Los pueblos indígenas

El sacerdote dibujó la situación de los pueblos indígenas, con los que el Papa se reunirá el 25 de julio en Maskwacis. Se trata de un pueblo al sur de Edmonton donde trabajan las Hermanas de Jesús Misericordioso, de Santa Faustina, y donde la presencia de los pueblos originarios es masiva. Existen tres grupos: “Los de las ‘primeras naciones’, que agrupan a diferentes pueblos; los mestizos, que derivan de la unión de los primeros colonizadores franceses con los pueblos originarios, presentes sobre todo en la zona oriental de Canadá; y los inuit, o mejor dicho los esquimales, que habitan en la zona más septentrional”. En la última etapa, Francisco viajará a Iqaluit, que se encuentra al borde del Círculo Polar Ártico, en una zona de difícil acceso. Esto dice mucho, en mi opinión -dice el P. Antonio-, de lo que es el mandato de Jesús de “ir por todo el mundo”.

 

 

La petición de perdón

Entre los temas del viaje está, sin duda, ese ir a las periferias del mundo, así como aspectos relacionados con el cuidado de la creación, por ejemplo el problema del deshielo. “Pero sobre todo”, aclara el padre Antonio, “es un viaje para reconocer el papel desempeñado por algunas personas de la Iglesia en el asunto de los internados. Para pedir perdón a Dios, para solidarizarse con las personas que están allí. En los grupos que vinieron a Roma entre marzo y abril, hay personas que han vivido en los internados”.

Escuelas residenciales en Canadá

¿De qué se trata? Fue un proyecto del gobierno de Canadá iniciado a finales del siglo XIX y principios del XX. El gobierno buscó la cooperación de otras instituciones (como la Iglesia Católica y la Iglesia Reformada Unida). Algunas escuelas eran estatales. La idea básica era integrar a los pueblos indígenas en la sociedad canadiense. Sin embargo, “no preservando su cultura, sino intentando que asuman una cultura occidental”.

“Los niños fueron apartados de sus familias y puestos en estos internados, perdiendo así todo contacto con sus orígenes y educándolos en una cultura traída de Europa. Muchos, aún hoy, dan las gracias por la educación que recibieron”, explica don Antonio, “pero muchos otros se refieren a estas acciones como ‘genocidio cultural’ ¿Cuál era el papel de la Iglesia? El Gobierno no tenía medios suficientes para todas esas personas y pidió ayuda”. El escándalo estalló cuando se descubrieron tumbas de niños sin identificar junto a los internados de la Columbia Británica y otras zonas.

Una herida aún abierta

“Hay que decir que en aquella época la mortalidad infantil, debido también a las difíciles condiciones ambientales y a la distancia de los centros hospitalarios, era muy elevada. Pero esto no justifica que esas tumbas sigan sin nombre, que las familias sigan sin saber el destino de sus hijos. Tampoco la imposición de una visión del mundo y una espiritualidad diferentes. Para los nativos, un niño no es sólo hijo de los padres, en cierto sentido pertenece a la comunidad, entendida como una gran familia. Esta alienación era el aspecto dramático del sistema”.

 La hostilidad del gobierno de Canadá

Sin embargo, la actitud del gobierno de Trudeau parece más bien hostil hacia la Iglesia, o al menos no muy cooperativa, “el gobierno canadiense ha previsto reparaciones, las leyes actuales protegen las reservas indígenas. Por su parte, la Iglesia canadiense también se ha comprometido a compensar económicamente, ha tomado sus propias medidas. Existe un programa, ‘Verdad y Reconciliación’, anterior al descubrimiento de las fosas, por el que la Iglesia asume su parte de responsabilidad y no sólo recuerda la verdad del pasado, sino que busca la reconciliación, caminando juntos. La Iglesia lo hace con mucho esfuerzo y quizás, es mi opinión personal, al gobierno no le gusta”.

De hecho, no se recuerda ninguna declaración oficial de disculpa por parte del gobierno. También hay que recordar que cuando se cerró el último internado católico en la década de 1970 (mientras que algunas de las escuelas gubernamentales permanecieron abiertas), el primer ministro era el padre del actual primer ministro.

Las iglesias vandalizadas

“Por lo que he oído”, dice el P. Hofmeister, “hubo una resonancia muy positiva en los medios de comunicación de Canadá tras las audiencias del Papa con los tres grupos nativos y la audiencia general con todos. Su petición de perdón fue muy apreciada. Antes, había acusaciones generales contra la Iglesia y no contra los individuos que hacían el mal: los curas son pederastas, el Papa es el anticristo, debe dimitir, etc. Algunas iglesias fueron objeto de vandalismo tras el descubrimiento de las tumbas. Una histórica iglesia de madera de principios del siglo XX en Canadá se quemó por completo”.

También tiene una repercusión positiva el hecho de que el Papa vaya a Canadá a pesar de sus problemas de salud. Como fueron las palabras del Santo Padre a los obispos al final de la audiencia con los nativos, en las que les animó: estáis en el camino correcto, si es necesario humillarse, hacedlo, es lo que hizo el Maestro. Debemos hacer años de lágrimas, este es nuestro camino’.

Los ancianos

Y con los nativos, otro punto de entendimiento con el Santo Padre son los ancianos: “El Papa los está valorando mucho, incluso con la catequesis durante la audiencia general. Para los nativos son un símbolo de sabiduría, de transmisión de conocimientos: se entienden muy bien”.

Los frutos esperados

¿Qué frutos se pueden esperar de esta visita a Canadá? ¿Se ha producido un colapso de los fieles tras la crisis de los internados? “Espero que sea un gran éxito”, responde el padre Antonio.

Por supuesto, siempre habrá voces en contra, pero evidentemente creo que el Papa no va a despertar simpatías. El hecho de que vaya a Canadá a pesar de las dificultades relacionadas con su salud hará que la gente se dé cuenta de que el Papa le quiere. En Quebec, donde hay mayoría de católicos, ha habido un descenso de fieles, pero no relacionado con el tema de las escuelas. Más bien, a la secularización que ha afectado a todo Occidente desde el postconcilio. En cualquier caso, tanto en Edmonton como en Quebec, las entradas para las misas se agotaron en cuestión de minutos”, 

Fuente: https://www.exaudi.org/es/

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba