Vaticano

Papa Francisco: » ¡Que haya consciencia de paz para el mundo!

En el Palacio Real de Sakhir, en Awali, Francisco concluyó el Foro de diálogo con los líderes de las distintas confesiones. Hizo un llamamiento a la acción conjunta para reparar las divisiones: "Que el camino de las grandes religiones sea una conciencia de paz para el mundo. Oponerse a la carrera armamentística y al ‘mercado de la muerte’, aislar a los violentos que abusan del nombre de Dios y dejar de apoyar a los movimientos terroristas".

Fuego, misiles, bombas, armas, llanto, muerte, cenizas, odio. Tras dos «tremendas guerras mundiales» y una guerra fría que durante décadas «mantuvo al mundo en vilo», y mientras se libran conflictos «desastrosos» en todas partes, el mundo se encuentra de nuevo «al borde de un frágil equilibrio».

Las religiones deben entonces actuar, unirse, reunirse en nombre de ese Dios cuyo nombre es «paz» y «condenar y aislar a los violentos que abusan de su nombre», así como dejar de apoyar a los movimientos terroristas mediante el suministro de dinero, armas, cobertura mediática.

Desde la plaza Al-Fida’ del Palacio Real de Sakhir, en Awali, Baréin, la voz del Papa se eleva a los cielos al lanzar un nuevo y sentido llamamiento «por el fin de la guerra en Ucrania y por unas negociaciones de paz serias».

“En el jardín de la humanidad, en lugar de cuidar el conjunto, se juega con el fuego, con misiles y bombas, con armas que causan llanto y muerte, cubriendo la casa común de cenizas y odio”

Autoridades religiosas de todo el mundo

Francisco pronunció su solemne llamamiento al concluir el Foro de Baréin para el Diálogo: Oriente y Occidente por la Convivencia Humana, el evento de diálogo patrocinado por el rey Hamad bin Isa Al Khalifa, principal motivo de la visita del Pontífice a estas tierras.

El Papa, en su segundo día en Baréin, llegó al Palacio en un Fiat 500 blanco, entre toques de trompeta y escoltado por soldados de caballería con uniforme rojo. Roja es también la alfombra que trazó el recorrido hasta el escenario al que Francisco llegó en silla de ruedas, mientras los helicópteros ondean las banderas del Reino de Baréin y de la Ciudad del Vaticano. Pero antes, de pie junto al rey, hizo el gesto simbólico de regar una planta.

Junto al Papa estaban las autoridades religiosas y civiles de todo el mundo. Estaba presente el «querido hermano» Al-Tayyeb, el Gran Imán de Al-Azhar, con quien se reunió por sexta vez, en privado, inmediatamente después del Foro. También estaba presente el otro «querido hermano», Bartolomé, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, unido a Jorge Mario Bergoglio por una sólida relación de estima y amistad.

La paradoja del mundo actual

El Foro se inauguró ayer con una serie de discursos, todos ellos destinados a reafirmar la voluntad común y la necesidad dictada por las urgencias del presente de tender puentes de diálogo entre los líderes de las religiones, las culturas y los medios de comunicación. Hoy le tocó el turno al Obispo de Roma quien, en un discurso largo y con mucho cuerpo, abogó por soluciones pacíficas a una crisis global, en cuya raíz hay una «paradoja»:

“Mientras la mayoría de la población mundial se encuentra unida por las mismas dificultades, asolada por graves crisis alimentarias, ecológicas y pandémicas, así como por una injusticia planetaria cada vez más escandalosa, unos pocos poderosos se concentran en una lucha decidida por intereses partidistas, exhumando lenguajes obsoletos, redibujando zonas de influencia y bloques contrapuestos”

Más divididos que unidos

Son precisamente las divisiones las que hieren al mundo de hoy: «Vivimos en tiempos en que la humanidad, conectada como nunca antes, está mucho más dividida que unida», reflexionó el Papa. E invocó la unidad, inspirándose en la etimología de su país anfitrión, Baréin, «dos mares». Como las aguas del mar», los líderes religiosos y civiles están llamados a unir tierras y pueblos. Pero siempre los «dos mares» se refieren a las aguas dulces de los manantiales submarinos y a las aguas salinas del Golfo. Así es exactamente el mundo actual:

“Por un lado, el mar tranquilo y apacible de la convivencia común, por otro el mar amargo de la indiferencia, asolado por los enfrentamientos y agitado por los vientos de la guerra, con sus olas destructivas cada vez más tumultuosas, que amenazan con engullir a todos. Y, por desgracia, Oriente y Occidente se parecen cada vez más a dos mares opuestos”

La vía del encuentro, no la del choque

«Nosotros, en cambio – dijo Francisco a los participantes en el Foro –estamos aquí juntos porque pretendemos navegar por el mismo mar, eligiendo la ruta del encuentro y no la del enfrentamiento».

“Estas son las amargas consecuencias, si se siguen acentuando las oposiciones sin redescubrir el entendimiento, si se persiste en la imposición decidida de los propios modelos y visiones despóticas, imperialistas, nacionalistas y populistas, si no se interesa por la cultura del otro, si no se escucha el grito de la gente común y la voz de los pobres, si no se deja de distinguir de forma maniquea quién es bueno y quién es malo…”

Oriente y Occidente juntos por el bien de todos

En un mundo globalizado «sólo se avanza remando juntos», mientras que «navegando solo, se va a la deriva», insistió el Pontífice, e instó a ver el Documento sobre la Fraternidad Humana firmado en 2019 en Abu Dabi: «Estamos aquí, creyentes en Dios y en nuestros hermanos, para rechazar el pensamiento aislante, esa forma de ver la realidad que ignora el mar único de la humanidad para centrarse sólo en sus propias corrientes».

Otra metáfora para indicar objetivos concretos. La primera es «que las disputas entre Oriente y Occidente se recompongan para el bien de todos, sin distraer la atención de otra brecha que crece constante y dramáticamente, la que existe entre el Norte y el Sur del mundo».

“La aparición de conflictos no debe hacernos perder de vista las tragedias latentes de la humanidad, como la catástrofe de la desigualdad, por la que la mayoría de los habitantes de la Tierra experimentan una injusticia sin precedentes, la vergonzosa plaga del hambre y la desventura del cambio climático, signo de la falta de cuidado de la casa común”

Rezar para purificarse del egoísmo y la cerrazón

Los líderes de las distintas confesiones tienen un triple reto. En primer lugar, la oración, «fundamental para purificarnos del egoísmo, la cerrazón, la autorreferencialidad, la falsedad y la injusticia», dijo el Papa.

“Quien reza, recibe la paz en su corazón y no puede sino convertirse en su testigo y mensajero; e invitar, ante todo con el ejemplo, a sus semejantes a no convertirse en rehenes de un paganismo que reduce al ser humano a lo que vende, compra o con lo que se divierte, sino a redescubrir la infinita dignidad que cada uno lleva”

La «libertad religiosa» es indispensable

Para ello, la «libertad religiosa» es indispensable. Comprometámonos, instó el Papa, «para que los lugares de culto sean protegidos y respetados, siempre y en todo lugar, y la oración sea alentada y nunca obstaculizada». Sin embargo, «no basta con conceder permisos y reconocer la libertad de culto», subrayó, como hizo ayer en su discurso a las autoridades civiles, «hay que conseguir una verdadera libertad de religión».

Mujeres, niños, ciudadanía: los tres retos educativos

El segundo reto es la educación: «Donde hay falta de oportunidades educativas, aumenta el extremismo y se arraiga el fundamentalismo», advirtió el Papa, «si la ignorancia es el enemigo de la paz, la educación es el amigo del desarrollo». Siempre que sea una educación «no rígida y monolítica, sino abierta a los desafíos y sensible a los cambios culturales». «No basta con llamarse tolerante, es necesario hacer realmente espacio al otro, darle derechos y oportunidades», concluyó el Pontífice.

Desafíos dentro del desafío, hay tres «urgencias educativas» que el Papa señaló: «El reconocimiento de la mujer» en la educación, el trabajo y el ejercicio de los derechos sociales y políticos; «la protección de los derechos fundamentales de los niños», para que «crezcan educados, asistidos, acompañados, no destinados a vivir en las garras del hambre y el remordimiento de la violencia»; y «la educación para la ciudadanía», en el respeto y la legalidad.

“Hay que esforzarse por establecer el concepto de ciudadanía plena en nuestras sociedades y renunciar al uso discriminatorio del término minorías, que lleva consigo el germen del sentimiento de aislamiento e inferioridad”

Condenar y aislar a los violentos que abusan del nombre de Dios

El último de los tres retos es el que se refiere a «la acción, las fuerzas del hombre». Los religiosos rechazan «el odio, la violencia, la discordia» y todo lo que profana el nombre de Dios: «Con fuerza dicen ‘no’ a la blasfemia de la guerra y al uso de la violencia». «No basta – insistió el Pontífice – con decir que una religión es pacífica, es necesario condenar y aislar a los violentos que abusan de su nombre. Tampoco basta con distanciarse de la intolerancia y el extremismo, es necesario actuar en sentido contrario».

“Es necesario dejar de apoyar a los movimientos terroristas mediante el suministro de dinero, armas, planes o justificaciones, y también la cobertura mediática, y considerar todo ello como delitos internacionales que amenazan la seguridad y la paz mundiales. Este terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, debe ser condenado”

Oposición al rearme y a las guerras

«El hombre religioso, el hombre de paz, se opone también a la carrera por el rearme, al negocio de la guerra, al mercado de la muerte – subrayó el Papa Francisco – no apoya alianzas contra nadie, sino formas de encuentro con todos: sin ceder al relativismo ni al sincretismo de ningún tipo, persigue un solo camino, el de la fraternidad, el del diálogo, el de la paz”.

Conciencia de paz en el mundo

La invitación del Obispo de Roma es a forjar «vínculos más fuertes, sin duplicidades y sin miedo». Como hermanos, como hermanas. «Y si diversos poderosos negocian entre sí por intereses, dinero y estrategias de poder, demostremos que otra forma de encuentro es posible. Posible y necesario, porque la fuerza, las armas y el dinero nunca teñirán el futuro de paz».

Promovamos iniciativas concretas para que el camino de las grandes religiones sea cada vez más proactivo y constante, ¡que haya consciencia de paz para el mundo!

Deja un comentario

Botón volver arriba