Nuestra Iglesia

Milagro de San Genaro en Nápoles: el prodigio se repite

La sangre de San Genaro se licúa nuevamente

Tal como lo anunció el diario napolitano Il Mattino se ha repetido el prodigio del milagro de San Gennaro. » La señal de la sangre, una vez más «, fueron las palabras con las que el arzobispo de Nápoles, Don Mimmo Battaglia , anunció a los fieles reunidos en la Catedral que la sangre del patrón se había licuado, acompañado del tradicional ondear de un pañuelo blanco.

El anuncio se hizo a las 9.26. Las palabras del arzobispo fueron recibidas con un largo aplauso. El evento representa, de hecho, un buen augurio para el futuro de la ciudad. La licuefacción de la sangre del santo patrono de Nápoles y Campania – conservada en ampollas especiales desde tiempos inmemoriales – se celebra tres veces al año : el 19 de septiembre, fiesta de San Gennaro, el sábado anterior al primer domingo de mayo, y el 16 de diciembre.  

« San Genaro siempre ha representado un punto de referencia para la ciudad, especialmente en tiempos de dificultad. La ciudad pide a San Genaro que sea un elemento de esperanza y atención para los más débiles y frágiles y también una referencia para todos los napolitanos que siempre han encontrado esperanza y fuerza para mirar hacia el futuro «, dijo el alcalde Gaetano Manfredi  al ingresar a la Catedral para las celebraciones de San Genaro. “Soy católico y tengo mucha fe -añadió- y creo que San Gennaro representa no solo un gran ejemplo de religiosidad sino también un punto de referencia laical para la ciudad: todos los napolitanos se han reconocido en él sin importar el credo y es muy importante. Solo ven aquí y entenderás por qué hay tanta fe en San Gennaro». 

La homilía pronunciada por el arzobispo Battaglia es profunda: «No ocultemos la verdad – dice – Hay muchas razones para estar preocupados en este período histórico, las razones para desanimarse. De la guerra a la crisis energética, de una pandemia mundial a la enfermedad endémica del crimen local, pero no olvidemos que ante las dificultades de la historia, muchas veces son los últimos, los pobres, los más jóvenes, incluso en edad, quien paga Esta ciudad metropolitana nuestra necesita una sangre viva , una nueva linfa de amor, una nueva esperanza, esto es lo que el Señor nos pide hoy y Gennaro nos pide». 

Fuente
https://www.ilmattino.it/

Deja un comentario

Botón volver arriba