Nuestra IglesiaVaticano

Ángelus: Usemos los bienes para generar fraternidad y amistad social

No usar las riquezas sólo para uno mismo es la enseñanza de Jesús en el pasaje evangélico que comenta el Papa en el Ángelus de este domingo 18 de septiembre.

Durante la oración del Ángelus de este domingo 18 de septiembre qua congreg{o a cientos de fieles en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco alertó que ante las «situaciones oscuras» estamos llamados «a ser creativos para hacer el bien».

Francisco advirtió que «quien se mueve en las tinieblas, según ciertos criterios mundanos, sabe salir adelante incluso en medio de los problemas, sabe ser más astuto que los otros; sin embargo, los discípulos de Jesús, es decir, nosotros, a veces estamos dormidos, o somos ingenuos, no sabemos tomar la iniciativa para buscar salidas en las dificultades».

Explicando el texto del Evangelio de hoy, en el que evangelista Lucas relata la parábola del mayordomo deshonesto que roba a su amo y luego, descubierto, usa la astucia para salirse con la suya. El Papa Francisco se pregunta “en qué consiste esta astucia y qué nos quiere decir Jesús”.

El Papa destacó el ingenio de ese administrador que, ante el riesgo de perder su trabajo, pone en marcha todas sus capacidades, “no se hace la víctima”, no se resigna a su destino, sino que busca una solución. Jesús lanza así una provocación a sus seguidores, afirma Francisco, dice que “los hijos de este mundo para con sus semejantes son más astutos que los hijos de la luz”.

Es decir, sucede que quien se mueve en la oscuridad, según ciertos criterios mundanos, sabe salir adelante aún en medio de las tribulaciones, sabe ser más listo que los demás; en cambio los discípulos de Jesús, es decir nosotros, a veces estamos dormidos, o somos ingenuos, no sabemos tomar la iniciativa para buscar salidas a las dificultades. 

“Pienso, por ejemplo, explicó el pontífice, en momentos de crisis personal, social, pero también eclesial: a veces nos dejamos vencer por el desánimo, o caemos en la queja o caemos en el victimismo. En cambio -dice Jesús- también se puede ser astuto según el Evangelio, estar despierto y atento para discernir la realidad, ser creativo para buscar buenas soluciones, para nosotros y para los demás”.

Utilizar los bienes para promover la fraternidad

Y hay una segunda pregunta que Francisco quiere responder: “¿en qué consiste la astucia del administrador?”. Al ofrecer un descuento a aquellos que están en deuda con él, se hace amigo de ellos, con la esperanza de su ayuda cuando su amo lo eche. Jesús, prosigue el Papa, nos enseña aquí cómo debemos usar nuestros bienes.

Para heredar la vida eterna no es necesario acumular los bienes de este mundo, lo que cuenta es la caridad que habremos vivido en nuestras relaciones fraternas. De esta forma, Francisco insistió: «No usen los bienes de este mundo solo para ustedes mismos y para su egoísmo, sino utilícenlos para generar amistades, para crear relaciones buenas, para actuar en la caridad, para promover la fraternidad y ejercer el cuidado hacia los más débiles».

Por último, el Papa lamentó que en el mundo de hoy hay historias de corrupción como la que el Evangelio nos cuenta: «conductas deshonestas, políticas injustas, egoísmos que dominan las elecciones de los individuos y de las instituciones», y tantas otras situaciones oscuras. 

«Pero a los cristianos no se nos permite desanimarnos o, peor aún, dejarlo pasar, permanecer indiferentes. Al contrario, estamos llamados a ser creativos en el hacer el bien, con la prudencia y la astucia del Evangelio, usando los bienes de este mundo —no solo los materiales, sino todos los dones que hemos recibido del Señor— no para enriquecernos a nosotros mismos, sino para generar amor fraterno y amistad social», concluyó.

Al final del rezo del Ángelus, la preocupación de Francisco por los recientes enfrentamientos entre Azerbaiyán y Armenia y por el pueblo ucraniano. A continuación, el Papa expresó sus condolencias por las víctimas de la inundación en las Marchas e hizo una agradecida referencia a su viaje a Kazajstán en los últimos días, del que volverá a hablar en la próxima audiencia general. Entre los saludos, el de los jóvenes de Economía de Francesco, hoy en la plaza. “Adelante siempre -dijo el Papa- nos vemos pronto en Asís”. Finalmente, un pensamiento especial a los pobres ya los voluntarios de la «Casa de Zaqueo», en Mesagne: «El Señor los bendiga y la Virgen los guarde».

Deja un comentario

Botón volver arriba