Liturgia de la palabra

Vivir la fe es mucho más que creer | Padre José Antonio Álvarez

Liturgia de la palabra del domingo vigesimoséptimo durante el año.

La Liturgia de la Palabra de este domingo 27º Ordinario nos habla de la Fe. La verdadera Fe, la Fe en la que hemos sido convocados y congregados por Dios mismo y en su Iglesia.
No hay que confundir la fe, con el mero acto de creer pues, como enseña san pablo, “hasta los demonios creen y tiemblan”.


La fe cristiana, la que nos salva y salva a los demás a los que somos enviados, es Servicio, un servicio humilde, esperanzado y testimoniado. Humilde, quiere decir no pensar que merezco nada, sino trabajar solo por amor de Dios. Esperanzado, porque no somos masoquistas y si nos cuesta vivir la fe, sabemos que nos espera un premio infinito y, ya aquí, nos hace vivir en paz.

Testimoniado, el testimonio se muestra en las obras concretas y sin excusas. Buena es la oración y las devociones, pero sin el servicio humilde, esperanzado y testimonial, es sólo una cáscara vacía.


Vamos a vivir la Fe y a contagiarla, confiados solo en amor de Dios que todo lo puede y quiere hacerlo conmigo. Amén.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     17, 3b-10

    Dijo el Señor a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti diciendo: «Me arrepiento», perdónalo».
    Los apóstoles le dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». Él respondió: «Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: «Arráncate de raíz y plántate en el mar», ella les obedecería.
    Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: «Ven pronto y siéntate a la mesa»? ¿No le dirá más bien: «Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después»? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
    Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: «Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber»».

Palabra del Señor

Santa Misa para los impedidos de participar

Deja un comentario

Botón volver arriba