Sociedad

«Sufro y lloro por el sufrimiento del pueblo ucraniano»

El Papa, tras la oración mariana del Regina Caeli, recordó que este 1 de mayo comenzó el mes dedicado a la Madre de Dios, por lo que invitó «a todos los fieles y comunidades a rezar el Rosario por la paz todos los días de mayo». Un pensamiento especial dirigió el Pontífice a la ciudad ucraniana de Mariupol,  que significa «ciudad de María», hoy por hoy,  «bárbaramente bombardeada y destruida».

El Santo Padre renovó nuevamente su llamado para que  se establezcan corredores humanitarios seguros para las personas atrapadas en la siderúrgica de esa ciudad.

«Sufro y lloro pensando en el sufrimiento de la población ucraniana y, en particular, de los más débiles, los ancianos y los niños. Incluso hay informes terribles de niños expulsados y deportados. Y mientras asistimos a una macabra regresión de la humanidad, me pregunto, junto a tanta gente angustiada, si realmente buscamos la paz; si existe la voluntad de evitar una continua escalada militar y verbal; si hacemos todo lo posible por silenciar las armas», dijo el Papa con consternación.

Por último, el Francisco exhortó a no ceder a la lógica de la violencia y a la espiral perversa de las armas: «Tomemos el camino del diálogo y la paz».

Botón volver arriba