Sociedad

La colecta de camisetas térmicas para los ucranianos continuará hasta el 6 de enero

Una campaña de recaudación de fondos a través de la plataforma Eppela permitirá donar una suma para comprar prendas que se enviarán al país asolado por la guerra.

«Una Navidad verdaderamente cristiana», como subrayó el Limosnero Konrad Krajewski en un comunicado, es tal si uno acoge las necesidades de los demás, abraza el sufrimiento y aporta incluso con poco para aliviarlo. Este es el espíritu con el que la oficina de caridad del Papa lanza una campaña de recaudación de fondos, a través de la plataforma de crowdfunding Eppela, para la compra de camisetas térmicas destinadas a la población ucraniana. En los últimos días se había invitado a enviar o traer al Vaticano vestimentas para hombres, mujeres y niños.

En este enlace https://www.eppela.com/projects/9302 puedes hacer una donación para las camisetas térmicas.

A medianoche del 19 de diciembre se alcanzó el objetivo inicial de 100.000 euros. Damos las gracias a todos los que han querido contribuir a ello. Dado que la emergencia por frío continúa y que la caridad puede ayudar a proporcionar al menos algo de alivio, la colecta continuará también hasta el 6 de enero. La recaudación adicional se destinará íntegramente a la compra de camisetas térmicas para la población de Ucrania.

Un corazón abierto

«El corazón de los italianos es dulce, abierto y bueno», añadió el Limosnero, que se detuvo en la generosidad de tantos hacia el pueblo ucraniano. Krajewski aseguró que él mismo llevará al país el material recogido. Junto con las camisetas térmicas, también se entregarán generadores de corriente comprados y donados para compensar la falta de electricidad debida a la guerra. Pero la entrega no significa que se interrumpa la recolección, de hecho, hay que estar preparado para cualquier nueva necesidad porque el invierno es largo y frío. La iniciativa de hoy sigue al llamamiento del Papa, hecho al final de la audiencia general, a vivir una Navidad más humilde, ahorrando algo para el pueblo ucraniano necesitado. «Sufren tanto, pasan hambre», dijo Francisco, «sienten el frío y muchos mueren porque no hay médicos ni enfermeras». Una Navidad sí, pero con los ucranianos en el corazón».

Respuesta generosa

El cardenal, varias veces enviado por Francisco a Ucrania, habla de «una respuesta muy generosa» a la petición de ayuda lanzada. «En mis cuatro viajes anteriores», dice, «vi el sufrimiento de la gente. Ahora hace frío, no hay calefacción, ni gas, ni electricidad, los ucranianos me han pedido camisetas térmicas», una buena forma de combatir las bajas temperaturas. «Hagamos este regalo de Navidad»: es su invitación para que el camión, con el material solicitado, pueda tocar las ciudades más en dificultad como Kyiv, Zaporiyia, Odesa.

Deja un comentario

Botón volver arriba