Politica

“Ninguno de los partidos políticos que nos han gobernado desde 1930 hasta la fecha, ha podido construir un modelo económico sustentable»

En el marco del Almuerzo de las Fuerzas Vivas, Hugo Tornaghi pronunció su primer discurso anual como presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria.

“Es muy grato estar aquí y poder compartir con ustedes un año más este tradicional Almuerzo que ya hace tiempo ha trascendido a esta institución y es de todos los sanrafaelinos. Este encuentro demuestra nuestra fuerza como sector empresario y es nuestro espacio para poder expresar a todos los sectores que interactúan con la actividad empresarial, la lectura de lo que acontece, nuestras propuestas, y repasar los temas de agenda en los que se vienen trabajando”, comenzó señalando Tornaghi.

Acto seguido señaló que, desde el 9 de febrero de 1919 -fecha de fundación de la CCIA-, la institución “viene acompañando a los sectores productivos de San Rafael, defendiendo sus intereses, proponiendo políticas de desarrollo, y buscando y brindando herramientas de capacitación en un contexto de cambio permanente. En nuestra casa, los comerciantes, agricultores, industriales, ganaderos, constructores, prestadores turísticos, jóvenes   emprendedores y profesionales nos reunimos a compartir proyectos, y nos sentamos con nuestros pares a exponer ideas que ayuden a encontrar medidas para sobrellevar, solucionar y superar los problemas”.

“Tenemos una actitud propositiva, porque entendemos que toda crítica o sugerencia debe estar acompañada de una propuesta. Además, junto a la Fundación CEDE, brindamos capacitaciones y promovemos la instalación de establecimientos en el Parque Industrial. Contamos con una metodología de trabajo muy interesante, integrada por comisiones de cada sector productivo que representamos, las llamadas Específicas. Desde ahí, con la participación de los socios, nos nutrimos para gestionar políticas y ayudar a que las cosas sucedan. Nos enorgullece pertenecer a una institución que, por su gran cantidad de socios y su trayectoria, es única en la provincia”, indicó.

“Estamos en momentos difíciles, atravesando una de las peores crisis económicas y sociales que ha visto el país. Llevamos años de caída en la actividad, con escasa generación de empleo y altos índices de pobreza e inflación”, consideró Tornaghi.

“En el universo pyme, observamos la gran cantidad de empresas con problemas, vemos las que han cerrado sus puertas y otras que todavía no lo hacen porque la barrera de salida es alta. Con la tremenda presión tributaria, la falta de financiamiento y las altas tasas de interés, el prohibitivo costo laboral que no llega al bolsillo del trabajador, las devaluaciones y recesiones frecuentes, ser empresario en la Argentina se ha convertido en una actividad de riesgo. Porque el empresario es quien arriesga todos los días, quien apuesta, quien está dispuesto a trabajar con presiones para mantener la fuente laboral. El que cuando puede invierte, pensando que va a estar mejor, pero ve también que el tiempo pasa y esto no llega. Y así se le pasa la vida, se le pasan los sueños”, lamentó.

“Ninguno de los partidos políticos que nos han gobernado desde  1930 hasta la fecha, ha podido construir un modelo económico sustentable. Entendemos que ya es hora de los consensos. Cuando decimos esto, hablamos de dialogo, de pactos, de acuerdos que trasciendan los intereses personales, de la política y de los gobiernos de turno; que involucren a todos los sectores económicos y sociales, y generen políticas de Estado que nos lleven por el camino del crecimiento”, consideró.

El titular de la CCIA continuó expresando: “Está claro que los problemas complejos no tienen soluciones simples, pero ¿hasta cuándo los sucesivos gobiernos no van a tener conducta para detener la emisión monetaria, controlar el déficit fiscal y terminar con la inflación histórica? Se necesita gastar menos y cobrar menos impuestos. Hay que terminar con esto; no solo es el reclamo de todos los sectores productivos, sino de todo el pueblo argentino. Es una batalla difícil, pero absolutamente posible”.

“Exigimos que se valore la iniciativa privada, el mérito y el trabajo. Las reglas no solo deben ser claras, sino también justas.  Debe fijarse un camino de previsibilidad, un proyecto de país con justicia, políticas económicas claras, educación y empleo genuino”

“Es preocupante el índice de jóvenes que abandonan el país en la búsqueda de un futuro mejor. Cansados de no encontrar un camino alentador frente a políticas que no generan oportunidades e impiden el crecimiento, se nos van potenciales emprendedores, empresarios o nuevos líderes. Somos hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes que vinieron a esta bendita tierra a trabajar, encontrando en nuestro país un lugar para construir futuro. Debemos procurar que la Argentina vuelva a ser prometedora y atractiva para ellos, como en su momento lo fue para nuestros abuelos. Es urgente contener a los jóvenes, darles oportunidades, formación, y facilitar su inserción en el mundo laboral para los nuevos desafíos”, expresó.

“Como vector de crecimiento, necesitamos dar el salto exportador, que esto se convierta en el motor de nuestro desarrollo económico sostenible. Los únicos dólares disponibles van a ser aquellos que seamos capaces de generar a través de las exportaciones de bienes y servicios. Nuestra economía regional ya ha dado muestras de que con mucho esfuerzo pudimos posicionar nuestros productos en todo el mundo”, agregó.

Acto seguido, Tornaghi consideró que “en nuestra región, enfrentamos problemas climáticos, sufrimos sequías e incendios y, a estas adversidades que no podemos controlar, se suman en algunas ocasiones políticas equivocadas, que no hacen más que entorpecer la generación de nuevas empresas o sostener las ya existentes”.

“¿Qué nos ha pasado a los sanrafaelinos?, ¿qué le ha pasado al sur provincial?”, se preguntó Tornaghi, para luego continuar: “Un tema recurrente de consulta y de conversación en nuestras reuniones es porqué el sur mendocino no se desarrolló en la misma escala que el norte provincial. Hace 60 años participábamos en un 40% del Producto Bruto Geográfico; hoy en apenas un 20%. En este sentido podemos señalar que las políticas de Promoción Industrial que fueron implementadas en los años 60 son las que afectaron gravemente a Mendoza y en mayor medida a nuestro oasis sur. La falta de conectividad fue un eje crítico que perjudicó seriamente nuestro desarrollo. También es cierto que, durante este periodo, cambiaron los patrones de consumo de los productos provenientes del agro procesados por quien fue el motor de la economía del sur: la industria frutihortícola”.

“Pero el desequilibro en relación a la escala de crecimiento del norte de Mendoza respecto a nuestra economía fue muy evidente. Aquí, se acrecentó la pobreza en los distintos sectores productivos, se produjo un lento despoblamiento de la zona rural, se gestó una excesiva predominancia de los minifundios, baja tecnificación, descapitalización, migración de trabajadores a provincias vecinas, entre otros”, siguió.

Tornaghi recordó que “en el año 2010 el Decreto Presidencial 699 pretendía extender el periodo de Promoción Industrial en las cuatro provincias vecinas a Mendoza. En virtud de ello, la Cámara de Comercio inició un Recurso de Amparo, con un pedido de medida cautelar para dejar sin efecto esta disposición, llegando a instancias en la Corte Suprema de la Nación. Señoras, señores, nuestra institución fue la única entidad gremial empresaria que, arriesgando su patrimonio en defensa de los intereses de Mendoza, realizó esta acción en toda la provincia. Esa gestión contribuyó a que Mendoza consiguiera  los fondos del resarcimiento económico para la obra Portezuelo del Viento”.

“Ante la imposibilidad de ejecución de este proyecto por conflictos ya conocidos con el COIRCO, destacamos y celebramos la decisión del Gobierno provincial de atender los reclamos del sur anunciando la construcción de El Baqueano. Esta obra hidroeléctrica se situará en el curso medio del Río Diamante y constituye una vieja aspiración de los sanrafaelinos. Es un proyecto integral, que no solo permitirá un mejor control del recurso hídrico, sino que aportará energía al sistema eléctrico. Y con la construcción de la ruta del Cañón del Diamante, será sin dudas un circuito turístico de bellezas únicas”, dijo.

“Ante los cuestionamientos de La Pampa y de algunos en el norte, esta Cámara, como lo hizo antes y, de ser necesario, va a defender la ejecución de la obra con todos los medios que tenga a su alcance. Resaltamos y valoramos las expresiones del señor Gobernador en sus declaraciones, garantizando que el resto de los fondos de Portezuelo quedarán en el sur”, destacó Tornaghi, al tiempo que señaló: “Se necesitan obras que generen Economía y sean perdurables en el tiempo. Que, a su vez, cambien la realidad de los sectores económicos que hayan sufrido pérdidas gigantescas como resultado de políticas desacertadas. No olvidemos la variante de Portezuelo del Viento y el Trasvase del Río Grande al Atuel”.

En el final de su discurso, Tornaghi recalcó que “Mendoza es una tierra de oportunidades, rica en recursos naturales, con una matriz productiva bien diversificada.  Actividades de desarrollo estratégico, como las relacionadas a la extracción de hidrocarburos y minería, pasan en gran parte por el sur provincial. Como mendocinos tenemos la tarea pendiente de entablar un debate firme y responsable acerca de la minería sustentable, porque posiblemente no sea tan mala palabra como muchos piensan”.

“Pese a todos los asuntos por resolver, somos una provincia diferente. Por su diversidad de producción, por su gente, por la cultura del trabajo, porque convertimos el desierto en un oasis productivo. Tenemos que enfatizar soluciones que nos permitan seguir trabajando, apostando por esta tierra y por este país”, indicó.

“La Argentina es un país posible y nos anima la esperanza. Muchas veces decimos que no nos merecemos el país que tenemos, pero un país no se merece, un país se construye; y se construye con el trabajo de todos, con el apego a la Constitución, con el respeto a la independencia de Poderes, con reglas claras y educación. Con estos pilares y el aporte del sector privado, desde nuestro lugar podemos ayudar a construir el país que todos queremos”, cerró.

Deja un comentario

Botón volver arriba