Monseñor Taussig: Valorar los signos de la Comunión en la mano

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
A través de su espacio “La voz del Pastor”, Monseñor Eduardo María Taussig, se dirigió con su mejor “amor de Padre y hermano” a los fieles de la diócesis, especialmente a aquellos que piensan que está mal comulgar en la mano.

Es que algunos han comentado a través de las redes que “es un sacrilegio” , “un pecado mortal” e inclusive “que se iban a condenar si comulgaban en la mano”, “que no quieren ofender a Jesús”. Cómo consecuencia, muchos fieles se privan del bien espiritual de la Comunión Sacramental, antes de recibir la Hostia en la mano. “Me duele enormemente como Padre y Obispo de todos” expresó Monseñor, y aclaró: “Es la única manera posible en estos tiempos de pandemia. No es obligatorio, pero es lo único que podemos”.

“Se que estas posiciones nacen de conciencias rectas, de una gran devoción, pero también erradas, que le faltan elementos para ser una conciencia verdadera”, puntualizó.

El Obispo se hizo primer responsable de esas “omisiones o deformaciones”, que los fieles han recibido en la catequesis de la diócesis. “Por eso pido disculpas, pido perdón”, expresó. Ante esta realidad le pidió  a los sacerdotes, y catequistas aprovechar esta ocasión “para poner todo el pueblo de Dios en sintonía con la enseñanza y la praxis de la Iglesia”.

Luego, Monseñor Taussig brindó una catequesis sobre la comunión en la mano, y citando un texto del Papa Emérito Benedicto XVI, expresó claramente que las dos formas, sea en mano o en boca, son posibles de comulgar. “La Eucaristía es un tesoro tan grande que ninguna forma de recibirlo agota todo el regalo que Dios nos hace cuando viene en las especies de pan y el vino”, afirmó el Obispo.

Taussig invitó a reflexionar qué simboliza cada gesto, cada actitud. “Recibirlo en la boca significa ponernos ante la Madre Iglesia que nos da el Pan de los cielos con la pequeñez, la humildad, la sencillez de los niños, para recibir el pan de la vida eterna, el Pan de los ángeles”. En tanto sobre comulgar en la mano, dijo que es “recibirlo en un trono, con las manos extendidas ofreciendole al Rey que viene que venga como nuestro Señor, a sentarse en el trono de nuestra persona. Es recuperar el sentido que tenían los mártires cuando recibían a Jesús de esta manera y así estaban dispuestos a seguirlo hasta el martirio”.

Para finalizar Monseñor Taussig invitó a los fieles a descubrir en este tiempo de pandemia, el sentido que tiene cada una de las formas de comulgar. “Y con paz y con libertad hacer en este momento lo que es posible”.

“No privarse del gran tesoro de la Comunión por una limitación que está en una conciencia no suficientemente formada”. “Y si alguno no puede hacer todavía un proceso de maduración en la fe y en la devoción, abstengase de comulgar. Pero los invito a que descubran la riqueza de cómo comulgar en la mano, que es la única opción que podemos en este momento”, concluyó.

 

¿Está mal COMULGAR EN LA MANO? | La voz del Pastor #29| Mons. Eduardo María Taussig

¿Está mal COMULGAR EN LA MANO? | La voz del Pastor #29| Mons. Eduardo María TaussigCatequesis de Monseñor Eduardo María Taussig sobre la Comunión en la mano.

Posted by Obispado de San Rafael on Friday, June 26, 2020

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email