El tiempo - Tutiempo.net

Monseñor Colombo recordó al primer obispo mendocino a 80 años de su muerte

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Monseñor Marcelo Daniel Colombo, Arzobispo de Mendoza, recordó al primer obispo de la diócesis, monseñor José Aníbal Verdaguer y Corominas, al cumplirse ochenta años de su muerte en 1940.

“Somos parte de un pueblo peregrino en la historia de los hombres, la Iglesia, pueblo de Dios. Y por esa condición, hacemos memoria agradecida al Padre por cuanto nos concede vivir en el seguimiento de Cristo, su Hijo. Aún los momentos más difíciles de la historia de la Iglesia, nos desafían a expresar toda la vitalidad del proyecto de Dios, su reino de amor para todos los hombres”, expresó.

Monseñor Colombo lo recordó como “obispo ejemplar, auténtico modelo de vida cristiana para todos los tiempos”. Y dijo: “Queremos recordarlo con afecto, evocando su figura y conociendo más su obra pastoral”.

Monseñor José Aníbal Verdaguer y Corominas fue obispo de Mendoza entre 1934 y 1940. Nacido en Mendoza en 1877. En Plumerillo, desarrolló un destacado ministerio presbiteral en distintas parroquias e instituciones de la diócesis de San Juan de Cuyo: párroco en la parroquia matriz de San Nicolás de Tolentino (1906-1907) de nuestra ciudad; provicario foráneo de Mendoza (1920); estrecho colaborador de monseñor José Américo Orzali en los sínodos diocesanos de San Juan de Cuyo y rector del seminario diocesano (1931-1934). Escribió entre otras obras, Historia eclesiástica de Cuyo y Lecciones de Historia de Mendoza, referencias imprescindibles para todos los historiadores de la Iglesia y de nuestra Provincia.

Como primer obispo de Mendoza tuvo a su cargo sentar las bases de la diócesis naciente, que entonces abarcaba también la provincia del Neuquén: la animación espiritual del clero, las misiones rurales, la educación de los jóvenes.

En 1937 funda la Congregación de las Hermanas Obreras Catequistas de Jesús Sacramentado, presentes y activas entre nosotros. La muerte temprana de monseñor Verdaguer, por causa de su diabetes, estuvo precedida de una dolorosa intervención quirúrgica en Italia mientras integraba la visita ad limina de los obispos argentinos. Pudo regresar para fallecer en Mendoza el 19 de julio de 1940.

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email