El tiempo - Tutiempo.net

Día del Niño por Nacer: “Los atentados a la vida de las personas continúan en la época de los derechos humanos universales”

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Durante la Audiencia General celebrada este miércoles 25 de marzo, día en el que la Iglesia recuerda la solemnidad de la Encarnación del Verbo, el Papa Francisco desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, afirmó que todo ser humano "está llamado por Dios a gozar de la plenitud de la vida, y toda amenaza a la dignidad y a la vida humana no puede no repercutir en el corazón de la Iglesia, en sus ‘vísceras’ maternales”.

El pontífice recordó en su catequesis que “hace 25 años, en esta misma fecha del 25 de marzo, que en la Iglesia es la fiesta solemne de la Anunciación del Señor, San Juan Pablo II promulgaba la encíclica Evangelium vitae, sobre el valor y la inviolabilidad de la vida humana”.

El Santo Padre explicó que, en el Evangelio del día, en el que se narra la Anunciación y el “sí” de María al proyecto de Dios, “la Virgen acoge el Verbo que se hace carne, y acepta con confianza cuidarlo. Acepta convertirse en madre del Hijo de Dios. Así, en María, se realiza el encuentro de Dios con el hombre”.

Destacó que “el vínculo entre la Anunciación y el ‘Evangelio de la vida’ es estrecho y profundo, como subrayó San Juan Pablo en su encíclica”. “Hoy nos encontramos ofreciendo de nuevo esta enseñanza en el contexto de una pandemia que amenaza la vida humana y la economía mundial”, subrayó Francisco.

Esta situación “nos hace sentir todavía más comprometidos con la palabra con la que comienza la encíclica. Es esta: ‘El Evangelio de la vida está en el corazón del mensaje de Jesús. Acogido por la Iglesia cada día con amor, se anuncia con fidelidad valiente como buena nueva para los hombres de toda época y cultura’”.

Hizo hincapié en que “la vida que estamos llamados a promover y a defender no es un concepto abstracto, sino que se manifiesta siempre en una persona de carne y hueso: un niño apenas concebido, un pobre marginado, un enfermo solo y desanimado, o en estado terminal, uno que perdió el trabajo, o que no consigue encontrarlo, un migrante rechazado o guetizado”.

“Todo ser humano está llamado por Dios a gozar de la plenitud de la vida”, recordó, “y siendo confiado a la preocupación materna de la Iglesia, toda amenaza a la dignidad y a la vida humana no puede no repercutir en el corazón de ella, en sus ‘vísceras’ maternales”.

Denunció que “los atentados a la dignidad y a la vida de las personas continúan, por desgracia, en esta época nuestra, que es la época de los derechos humanos universales; incluso nos encontramos ante nuevas amenazas y nuevas esclavitudes, y no siempre las legislaciones ofrecen la tutela de la vida humana de los más débiles y vulnerables”.

El papa Francisco finalizó su catequesis repitiendo que “toda vida humana, única e irrepetible, constituye un valor inestimable. Esto debe anunciarse siempre de forma nueva, con la parresía de la palabra y la valentía de las acciones. Esto llama a la solidaridad y al amor fraterno hacia la gran familia humana y cada uno de sus miembros”.

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email