Sociedad

Hospital Pediátrico de la Santa Sede: Primer trasplante pediátrico mundial de un donante con Covid

Es el primer caso pediátrico en el mundo de trasplante de corazón de un donante positivo al SARS-CoV-2 a un paciente negativo. El muchacho de 15 años, que padece una miocardiopatía dilatada, una enfermedad que compromete la capacidad del corazón para bombear eficazmente la sangre al cuerpo, fue tratado después del trasplante con anticuerpos monoclonales para eliminar el riesgo de que pudiera desarrollar el Covid-19. Los anticuerpos monoclonales o inmunoglobulinas (Ig) son proteínas producidas por los linfocitos B, un tipo de glóbulo blanco, cuya función es reconocer y unirse a moléculas específicas. Para llevar a cabo el procedimiento, se necesitaron autorizaciones especiales – el trasplante sólo se permite en pacientes positivos o curados de Covid – tanto del Centro Nacional de Trasplantes (CNT) como de la Agencia Italiana del Medicamento (AIFA). Una luz verde que hizo posible la operación. Las pruebas realizadas posteriormente demostraron que el niño estaba protegido contra la infección por Sars-CoV-2 gracias a la presencia en su sangre de una cantidad significativa de anticuerpos específicos.

El trasplante, una oportunidad única más que rara

“En el ámbito pediátrico – explica el profesor Antonino Amodeo – encontrar un corazón compatible para un trasplante es más difícil que en los adultos. En el último año, debido a la pandemia y a las restricciones adoptadas para combatirla, estas dificultades han aumentado aún más”. “Encontrar un corazón compatible para un trasplante – añade – suele ser una oportunidad única más que rara. Por eso hemos hecho todo lo posible para que el niño en lista de espera pudiera obtener el órgano que esperaba”. El muchacho padecía una miocardiopatía dilatada, considerada una enfermedad rara en los niños porque hay 0,57 casos por cada 100.000 personas en la edad pediátrica. En los adultos, la frecuencia es de aproximadamente 1 de cada 2.500 casos. En lista de espera desde septiembre de 2020, el joven de 15 años sufrió un paro cardíaco que requirió apoyo de ECMO, una técnica de circulación extracorpórea que se utiliza temporalmente cuando se produce una insuficiencia cardíaca o respiratoria grave. Poco después, se sometió a una operación para implantarle un corazón artificial, una solución puente que le salvó la vida mientras esperaba un corazón compatible para el trasplante.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba