Sociedad

“El Celam necesita estructura y mentalidad renovadas”

El Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano y Arzobispo de Cuyo en Argentina, habló de este tiempo de transformación al interior del Celam como una oportunidad para la revisión que ha propuesto con los primeros resultados, una nueva estructura aprobada por los miembros de la asamblea ordinaria en mayo.

Ahora este proceso debe iniciar su fase de implementación, afianzando la nueva propuesta de trabajo y llevando adelante los diferentes programas pastorales que hacen parte de la misión del Consejo Episcopal; teniendo en cuenta que durante los últimos años solo se adelantaron algunas actividades agendadas previamente.

Cambio estructural y cambio de mentalidad

El proceso de renovación y reestructuración del Celam, debe actuarse con cambios prácticos. Es importante, dijo el prelado que estos cambios ayuden a amar más a Jesucristo y a servir con mayor eficiencia a la Iglesia de América Latina y el Caribe; porque en su opinión una estructura se puede modificar con facilidad, mientras que el cambio de mentalidad lleva más tiempo.

Para realizar un cambio de mentalidad, Mons. Lozano dijo que se está realizando un trabajo que no depende sólo del Celam, sino del trabajo articulado con otras organizaciones que buscan fomentar la práctica del trabajo en red para abordar temas coyunturales y que constituyen desafíos pastorales para la Iglesia del continente; como es el caso del Pacto Educativo Global o la presencia de la mujer en la Iglesia, entre muchos otros que permitirían responder al llamado del Papa Francisco consignado en diferentes sueños que se pueden conocer en la exhortación postsinodal Querida Amazonía.

La Asamblea Eclesial

Monseñor Jorge Eduardo Lozano, explicó que del 21 al 28 de noviembre se realizará el encuentro de los delegados a la asamblea. Porque en la fase del proceso de escucha, dijo, se motivan una gran cantidad de propuestas de las comunidades, se recogen los acentos e inquietudes de los creyentes es ahí donde se vive la asamblea que luego provocará un gran proceso de discernimiento.

El proceso de escucha, afirmó el prelado, es un espacio de reflexión, que motivará la redacción de un documento con las propuestas para seguir trabajando con los aportes a las instrucciones pastorales, interpretando los signos de los tiempos y percibiendo en la voz del pueblo, la voz de Dios que actúa por acción del Espíritu Santo.

Los desafíos

Finalmente Monseñor Jorge Eduardo Lozano indicó que dentro de los principales desafíos que impiden a la Iglesia vivir la sinodalidad están la comodidad, la pereza y el clericalismo, actitudes preocupantes ante las que debemos ponernos en movimiento sin esperar a vivir el momento perfecto o cumplir una gran cantidad de requisitos para asumir con valentía las situaciones que la realidad nos va presentando y que debemos enfrentar con la determinación propia de los misioneros.

 

Fuente: Vatican News

Botón volver arriba