Sociedad

Comenzó la peregrinación de los “Hogares de Cristo”

La peregrinación, que se prolongará hasta el próximo 13 de marzo, visitará diversos lugares del país y estará encabezada por el "cura villero" Pepe di Paola.

Buscar una Argentina sin droga y un país lleno de esperanza para los jóvenes es el propósito de la Peregrinación 2022-2023 de los Hogares de Cristo, que se prolongará hasta el próximo 13 de marzo y que inició el domingo 7 de agosto con una Misa de envío, celebrada en el Santuario de San Cayetano, en el día de la fiesta de uno de los santos con más devotos en el país.

Mons. Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires, vicario para las villas y barrios populares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y vicepresidente de Cáritas Argentina, presidió una Eucaristía concelebrada por más de 15 sacerdotes que trabajan en villas y barrios populares de la zona y del Gran Buenos Aires.

La homilía estuvo a cargo del padre José María “Pepe” Di Paola, párroco de San Juan Bosco en José León Suárez, provincia de Buenos Aires, y presidente de la Federación Familia Grande Hogar de Cristo. El cura villero presentó la Peregrinación, que será presidida por la Virgen de Luján y la misma Cruz que estaba en el templo de la parroquia Nuestra Señora de Caacupé cuando el cardenal Bergoglio el Jueves Santo del 2008 lavó los pies a jóvenes que estaban luchando contra el consumo de paco.

El recorrido iniciado en Buenos Aires recorrerá todo el país, visitando “todos estos lugares de compasión en donde en distintos pueblos, provincias, ciudades hay hermanos que se arremangan y que ponen la vida para que cada uno de estos chicos encuentre sentido a su existencia”.

Se quiere, en palabras de Di Paola, “que la Argentina tenga la posibilidad de levantar aquellos chicos y chicas que están sumergidos en la droga. Queremos que reciban esto que nos pedía Jesús: que el buen samaritano, aquel que levanta al que está caído, esté en el corazón de cada argentino”. El sacerdote llamó a todos a implicarse en los Hogares de Cristo, con la oración, la educación, la escucha y el acompañamiento, insistiendo en que “todos podemos hacer algo”.

La misa contó con la presencia de peregrinos del Santo del Pan y del Trabajo, y de jóvenes que llegaron desde Hogares de Cristo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires. La misma fue el de los festejos por los 15 años de vida de los Hogares de Cristo y los 10 años de pontificado de Francisco.

Deja un comentario

Botón volver arriba