El tiempo - Tutiempo.net

Novena a Nuestra Señora de Luján: “Los invito a experimentar el amor maternal de María”

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
El obispo castrense, Monseñor Santiago Olivera, envió un mensaje en el marco del Año Mariano Nacional, y al comenzar la novena en honor de Nuestra Señora de Luján. "Debemos recordar que ella es mediadora, abogada, auxiliadora y socorro de los que la invocan”.

En la novena que comenzó ayer, el prelado invitó especialmente “a rezar juntos y ponernos al amparo de nuestra Madre, bajo su advocación de Luján, patrona de la Patria, de la diócesis castrense y de la Gendarmería Nacional. Bajo su manto nos debemos sentir íntimamente unidos. Norte, sur, este y oeste, en todo el territorio de la Nación y también junto a nuestros hermanos que custodian la paz en Chipre”.

“Los invito también a experimentar el amor maternal de María y, bajo su mirada amorosa, a consolidar nuestra pertenencia particular a esta diócesis que cumple su principal misión en la atención pastoral a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad Federales, sus familias, el presidente de la Nación, los Ministerios de Defensa y Seguridad y los establecimientos de salud castrenses. Sabemos de su corazón especialmente dispuesto al servicio de la Patria”, reconoció.

“En este tiempo de pandemia y difícil prueba, en esta tormenta inesperada y furiosa -en palabras del querido papa Francisco- tenemos que aprovechar para sacar lo mejor de nosotros mismos, para no dejarnos confundir y obrar con prudencia y serenidad. Mirar nuestro interior y, aún con los pies en la tierra, elevar los ojos al cielo sabiendo de nuestra fragilidad y nuestros límites. Confiar, como peregrinos que somos, en María nuestra Madre. Los cristianos tenemos que saber que, pese a esta difícil prueba, todo sirve para bien de los que Dios ama”, afirmó.

“El 8 de mayo íbamos a celebrar la ordenación diaconal de uno de nuestros seminaristas en la Parroquia de Nuestra Señora de Luján Castrense, también bajo cuidado pastoral de esta diócesis y con una realidad que compartimos con nuestra hermana Iglesia de Buenos Aires. Por motivos lógicos de este tiempo y por razones de prudencia humana y pastoral, la hemos trasladado a otra fecha. Ello nos anima a renovar nuestra oración por las vocaciones sacerdotales a esta vida castrense. Vocación de sacerdote diocesano, pero con la particularidad de estar al servicio y la disponibilidad, tanto aquí como en el exterior, de los que sirven a la Patria”, explicó.

“Al amparo de ella una vez más nos cobijamos en estos tiempos difíciles para que no abandone a los servidores de la Patria y nos preparamos juntos para transitar esta Novena a su lado y poder celebrar su Fiesta el próximo 8 de mayo con un corazón renovado en amor y solidaridad, en servicio y esperanza, en esta Argentina que hoy, más que nunca, nos necesita”, concluyó.

Fuente: Aica

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email