Nuestra Iglesia

Novena a Nuestra Señora de Luján: “Los invito a experimentar el amor maternal de María”

En la novena que comenzó ayer, el prelado invitó especialmente “a rezar juntos y ponernos al amparo de nuestra Madre, bajo su advocación de Luján, patrona de la Patria, de la diócesis castrense y de la Gendarmería Nacional. Bajo su manto nos debemos sentir íntimamente unidos. Norte, sur, este y oeste, en todo el territorio de la Nación y también junto a nuestros hermanos que custodian la paz en Chipre”.

“Los invito también a experimentar el amor maternal de María y, bajo su mirada amorosa, a consolidar nuestra pertenencia particular a esta diócesis que cumple su principal misión en la atención pastoral a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad Federales, sus familias, el presidente de la Nación, los Ministerios de Defensa y Seguridad y los establecimientos de salud castrenses. Sabemos de su corazón especialmente dispuesto al servicio de la Patria”, reconoció.

“En este tiempo de pandemia y difícil prueba, en esta tormenta inesperada y furiosa -en palabras del querido papa Francisco- tenemos que aprovechar para sacar lo mejor de nosotros mismos, para no dejarnos confundir y obrar con prudencia y serenidad. Mirar nuestro interior y, aún con los pies en la tierra, elevar los ojos al cielo sabiendo de nuestra fragilidad y nuestros límites. Confiar, como peregrinos que somos, en María nuestra Madre. Los cristianos tenemos que saber que, pese a esta difícil prueba, todo sirve para bien de los que Dios ama”, afirmó.

“El 8 de mayo íbamos a celebrar la ordenación diaconal de uno de nuestros seminaristas en la Parroquia de Nuestra Señora de Luján Castrense, también bajo cuidado pastoral de esta diócesis y con una realidad que compartimos con nuestra hermana Iglesia de Buenos Aires. Por motivos lógicos de este tiempo y por razones de prudencia humana y pastoral, la hemos trasladado a otra fecha. Ello nos anima a renovar nuestra oración por las vocaciones sacerdotales a esta vida castrense. Vocación de sacerdote diocesano, pero con la particularidad de estar al servicio y la disponibilidad, tanto aquí como en el exterior, de los que sirven a la Patria”, explicó.

“Al amparo de ella una vez más nos cobijamos en estos tiempos difíciles para que no abandone a los servidores de la Patria y nos preparamos juntos para transitar esta Novena a su lado y poder celebrar su Fiesta el próximo 8 de mayo con un corazón renovado en amor y solidaridad, en servicio y esperanza, en esta Argentina que hoy, más que nunca, nos necesita”, concluyó.

Fuente: Aica

Botón volver arriba