Nuestra IglesiaSociedad

Incendian una iglesia en Camerún y secuestran a cinco sacerdotes, una religiosa y dos laicos

Los obispos de la provincia eclesiástica de Bamenda, en el oeste del país, comunicaron la noticia y manifestaron "gran conmoción y horror absoluto" ante lo sucedido.

Cinco sacerdotes, una religiosa y dos laicos fueron secuestrados el viernes 16 de septiembre por la tarde por hombres armados en la iglesia de Santa María en Nchang, en la diócesis de Mamfé (Camerún). Los asaltantes quemaron posteriormente el templo.

Los hechos se produjeron el viernes por la tarde, pero la noticia no ha trascendido hasta ahora. Un grupo de hombres armados prendió fuego a la parroquia de Santa María en la localidad de Nchang, diócesis camerunesa de Mamfe. En el ataque, los criminales además se llevaron por la fuerza a cinco sacerdotes, una religiosa y dos feligreses, lo explica en un comunicado la Conferencia Episcopal de Bamenda, que aglutina a cinco diócesis camerunesas del país. En su comunicado los obispos explican que los secuestrados están en paradero desconocido probablemente retenidos en algún punto de la selva que rodea Nchang.

Los obispos se confiesan “horrorizados” y “conmocionados” por un ataque que, en sus propias palabras, “no tiene precedentes”, cuya motivación todavía se desconoce, y del que son víctimas “la casa de Dios” y “los mensajeros de Dios”. 

En esta nota señalan además que la Iglesia católica no es la única que ha sido objetivo de estos crímenes, también lo han sido la presbiteriana y la baptista, y lamentan que “algunos de los que han atacado estas iglesias tan ferozmente eran personas que, o bien pertenecían a esas comunidades, o bien se han beneficiado de la generosidad de esas iglesias”. Los obispos concluyen su comunicado asegurando que es hora de decir “basta”. Apelan a los secuestradores para liberen a los rehenes y para que se arrepientan del camino “diabólico” que han emprendido.

Con el telón de fondo de la violencia que se vive desde hace años en el Camerún anglófono, los obispos señalan en un comunicado conjunto difundido a los medios de comunicación que los ataques contra las comunidades afectan a “los misioneros que han dado su vida para trabajar por el pueblo”. Tales ataques, señalan amargamente los obispos, afectan tanto a la Iglesia católica como a las Iglesias presbiteriana y bautista, “y extrañamente, algunos de los que atacan viciosamente a las Iglesias son personas afiliadas a estas Iglesias o que se han beneficiado de su generosidad”.

Tras saber del incendio provocado y del secuestro de los sacerdotes y los agentes pastorales, monseñor Aloysius Fondong Abangalo fue a la iglesia incendiada para recoger y llevarse la cruz y las hostias consagradas que se encontraban en el sagrario.

La Provincia Eclesiástica de Bamenda comprende la archidiócesis de Bamenda y las diócesis de Kumbo, Kumba, Mamfe y Buea. 

“Lo que ha sucedido – ha dicho el obispo en un vídeo publicado tras su visita a la iglesia incendiada – es una abominación. En pocas palabras, le hemos dicho a Dios que no lo queremos en nuestra tierra”. 

El obispo Abangalo invitó a todo el pueblo de Dios en la diócesis de Mamfe a rezar un rosario de reparación durante todo el mes de octubre, “por este acto de abominación que se ha cometido en nuestra tierra”. 

En el comunicado conjunto, los obispos de la Provincia Eclesiástica de Bamenda también han rezado “por el perdón de los culpables, como hizo Cristo, que en la Cruz rezó: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

Deja un comentario

Botón volver arriba