El tiempo - Tutiempo.net

El Vaticano vacunará a 1.200 sin techo en la Semana Santa

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
La cercanía a los más frágiles siguiendo la petición del Papa Francisco se materializa, una vez más, ante la inminencia del Domingo de Pascua, con la distribución de dosis de vacunas adquiridas por la Santa Sede y ofrecidas por el Hospital Spallanzani.

Mil doscientas personas entre las más pobres y marginadas, y por tanto dada su condición las más expuestas al coronavirus, serán vacunadas durante esta Semana Santa, por iniciativa de la Limosnería Apostólica, gracias a las dosis de vacuna Pfizer-Biontech adquiridas por la Santa Sede y ofrecidas por el Hospital Lazzaro Spallanzani de Roma.

Que nadie sea excluido

La iniciativa, se lee en un comunicado de la Limosnería, llega para concretar los distintos llamamientos del Papa Francisco para que nadie quede excluido de la campaña de vacunación Covid-19. La administración de las dosis de la vacuna, que se distribuirá en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, correrá a cargo de médicos, personal sanitario y voluntarios del ambulatorio “Madre de la Misericordia”, situado bajo la columnata de Bernini de la Plaza de San Pedro, que ya han ofrecido asistencia a más de mil doscientos marginados procedentes de noventa y seis países, con hisopados y diagnósticos.

Una “vacuna suspendida”

Además, para compartir el milagro de la caridad hacia los hermanos más vulnerables y darles la posibilidad de acceder a este derecho, se podrá hacer una donación online a la cuenta de caridad del Papa Francisco gestionada por la Limosnería en www.elemosineria.va. Una especie de “vacuna suspendida” para reiterar que todos, como ha recordado varias veces el Pontífice, “deben tener acceso a la vacuna, sin que nadie quede excluido por su pobreza.”

En enero se vacunaron 25 personas sin techo

Ya el pasado mes de enero, cuando se inició la campaña de vacunación en el Vaticano, se vacunó a 25 personas sin techo que viven en los alrededores de la Plaza de San Pedro y que son atendidas y acogidas por las estructuras de la Limosnería de la zona. Hombres y mujeres mayores de 60 años, con graves problemas físicos y dificultades para acceder a los centros sanitarios nacionales. Esta ayuda se suma al compromiso que, desde el inicio de la emergencia sanitaria, el Papa ha mostrado siempre de forma concreta, donando, a través de la Limosnería, maquinarias para los hospitales de Italia y de otros países y realizando hisopados para muchas personas que viven en los márgenes.

Un ejercicio de responsabilidad

Vacunarse, subrayó Francisco, “es una forma de ejercer la responsabilidad hacia el prójimo y el bienestar colectivo”. Por eso el Papa pidió, en su Mensaje de Navidad de 2020, “a los responsables de los Estados, a las empresas, a los organismos internacionales”, “que promuevan la cooperación y no la competencia, y que busquen una solución para todos”. “Ante un reto que no conoce fronteras, no se pueden levantar barreras”, dijo, “todos estamos en la misma barca”.

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email