Destacada

Monseñor Domínguez en la Bendición de los frutos: “Que esta bendición llegue hasta la última finca de nuesto departamento”

“Gracias a todos. Para mi es una alegría y un gozo ni bien llegado a la diócesis poder participar de la fiesta de la Bendición de los Frutos”, expresó Monseñor Fray Carlos Maria Dominguez al subir al escenario, agradeciendo los aplausos con que los sanrafaelinos lo recibieron. “Me voy a tener que ir acostumbrando a las costumbres y tradiciones de estas hermosas tierras”, agregó.

“Quiero invitarlos a todos a que le demos gracias a Dios y darle gracias a Dios porque los frutos que hoy presentamos para ser bendecidos no solamente son el esfuerzo de todos los que están detrás, sino que principalmente, es el regalo, es la bendición que Dios nos hace a todos nosotros para seguir construyendo este mundo mejor y cuidandolo”.

“Providencialmente hoy es la fiesta de la Virgen de la Carrodilla y en Ella le vamos a encomendar a todos los trabajadores que están detrás de estos frutos, a las familias que viven y se sostienen gracias a esta bendición que viene de Dios y que son los frutos del trabajo del hombre”, dijo Monseñor Dominguez ante las autoridades, representantes vendimiales y público en general.

Monseñor Dominguez concluyó la bendición invitando a los presentes que lleven la bendición a todo el que la necesite:

“Que esta bendición llegue hasta la última finca de nuestro departamento para que sienta la protección de Dios y que el trabajo del hombre sea recompensado. Llevenla  a todos la que necesiten y sean también transmisores de esta bendición”

Sobre la Fiesta de la Bendición de los Frutos

La Bendición de los Frutos nació en la tercera edición de la Vendimia. Desde ese momento, la Virgen de la Carrodilla es llevada en andas por la multitud y venerada a cada paso. Traída por Antonio Solanilla desde Aragón, España, su presencia asegura para los mendocinos todos los años una buena cosecha. 

El agradecimiento es a Dios por la cosecha y se ofrece el nuevo vino bajo la evocación de la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos. Así se bendice los nuevos frutos, que pronto serán procesados y puestos en toneles para que el tiempo sabio y la espera de los hombres hagan el resto.

 

 

Botón volver arriba